Mostrando entradas con la etiqueta aporta. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta aporta. Mostrar todas las entradas

miércoles, 4 de abril de 2012

Los enemigos del open data y la transparencia

Siempre me ha hecho gracia la frase "¡Al suelo que vienen los nuestros!" y en este ámbito aplica perfectamente pues los mayores enemigos del opendata y la transparencia están dentro. No son como pudiera parecer los corruptos, los funcionarios indolentes o los dirigentes impresentables.
En su lugar merece a los propios partidos políticos, ya que parecerá que están a favor e incluirán estos términos y otros afines en sus discursos, pero en cuanto tengan cierto impacto ciudadano lo impulsarán 'a su manera'.

TERGIVERSACIÓN POLÍTICA

Lo primero que harán será confundir sobre si debe ser open data, transparencia, gobierno abierto, gobierno 2.0 u otros términos y empezarán a configurar diversas iniciativas sin el objetivo claro de mejorar la gestión. Empezarán a impulsar medidas donde el denominador común será:
- El claro liderazgo de la propia administración
- La falta de conexión con otras iniciativas tanto ciudadanas como del sector privado.
- La nula definición de objetivos cuantificables
Como reflejaba la máxima del despotismo  ilustrado "todo para el pueblo pero sin el pueblo" y comenzarán a lanzar tecnologías, legislación, portales, etc sin un claro foco en los resultados.

RESISTENCIA INTERNA EN LOS PARTIDOS

Además de forma callada los partidos se harán internamente preguntas como ¿Estamos seguros que la participación directa del ciudadano ¿mejorará la gestión o nos lo pondrá más complicado?, ¿Estamos abriendo las puertas a una democracia asamblearia?. o "¿Que papel nos queda a los propios partidos". E internamente se obtendrán respuestas como "Hasta ahora las cosas 'funcionan'".
Hay que tener en cuenta que la escala de enemistad hay tres grados "opositor, enemigo y compañero de partido". Es esperable que los escépticos de los partidos pongan zancadillas a sus propias iniciativas.

EL SINDROME DE LA PRIMERA PIEDRA

Inaugurar portales de open data es como poner la primera piedra de edificios. Podría suceder que nunca veamos el edificio completo (los resultados) o que no haya actividad reseñable dentro. Pero da igual, hay foto, y foto significa medios y medios significan votantes en la cortoplacista mente de las organizaciones políticas.
No mirarán en otras partes, pensarán que lo suyo es genial y se mostrarán satisfechos aunque no haya nadie que pueda interconectarse. En su lógica, mejor, así no hay ulteriores compromisos.

FOCO EN PRINCIPIOS NO EN RESULTADOS

En cuanto a las preguntas basadas en resultados (¿Cuanto nos vamos a ahorrar en corrupción, en fraude fiscal, en juicios, en desconfianzas, etc? como se analizaba en el retorno de la inversión en opendata) no hay, inicialmente, peligro de que ocurran.
Si existiera tal peligro se analizaría hoy lo que ocurre con los millones de euros en subvenciones y préstamos públicos. Sirven al objetivo de dar visibilidad al político, justificar (basado en principios) pero no se evalúa su impacto real (p.e. empleo creado, nuevos productos o servicios, rentabilidad empresas subvencionadas, continuidad proyectos, etc). Normalmente bajo la excusa, es muy complicado :-DDDD aunque éste realmente fuera su objetivo inicial.

ALGUNAS PREGUNTAS QUE HAY QUE HACERSE

¿Se han preguntado los políticos que lo han impulsado por los resultados que se pueden obtener?. ¿Por los indicadores que muestren el progreso de la iniciativa?, ¿Por un mínimo análisis del coste para invertir en lo más impactante?. Me atrevo a especular que salvo excepciones no. Por que estas medidas están siendo impulsadas por 'principios'. Y hay que tener cuidado por que cuando los partidos políticos impulsan medidas por 'principios', acaban sembrando el país de AVEs inútiles o se hacen aeropuertos sin aviones.
Se necesita, como en toda innovación autocrítica, escucha activa, correciones y humildad para mejorar. Y lamentablemente estos son adjetivos poco comunes entre nuestros últimos gobernantes. Afortunadamente muchos de los funcionarios o de los dirigentes públicos no políticos sí poseen estas virtudes y por lo tanto cuanto menos impulso y posicionamiento político mejor.

EL MALDITO LOCALISMO

Los partidos politicos en el gobierno de distintas administraciones intentarán explicar "Mi transparencia/Gobierno abierto, etc es mejor que el tuyo", por que está localmente adaptada a lo que necesitan mis ciudadanos.
 
Como sufrimos en el caso del software libre hace una década, ya estamos en el mismo pecado. Cuando existe un referente mundial de catálogos de datos, y basado en una tecnología de fuentes abiertas, como CKAN, en España es más bien la excepción su uso.
Ese impulso local impedirá el desarrollo de un sector industrial independiente y no permitirá la creación de una masa crítica que abarate los costes para la propia administración y permita su exportación incluso.

DI ALGO, QUE ME OPONGO

Además las fuerzas políticas en la oposición se apresurarán a clamar por una transparencia que en muchos de sus otros fuedos no impulsan o no han impulsado. Y provocará en los gobiernos en funciones el sindrome "Que se fastidie el sargento que no me como el rancho" y marginarán las iniciativas para no dar armas a su oposición.
Y para que abundar en lo que sucederá cuando haya elecciones.

GURÚS, MESIAS Y OTRAS HIERBAS

Además de los partidos políticos también surgirán (o quizás ya han surgido ya) gurús, mesías, iluminados, que habrán encontrado las respuestas correctas en el fondo de su particular caldero de las esencias (sin contraste con la realidad tampoco) y en lugar de arreglar o impulsar algo descubrirán que pueden vivir de vender vaporware, y que montarán su chiringuito no para implantar nada, sino para contar sus historias y arreglar sus propias cuentas de resultados. Desgraciadamente algunos dirigentes publicos, tal vez deslumbrados estos discursos ágiles invertirán copiosas sumas en 'tontás'.

CONCLUSIÓN

Sirva este post cascarrabias para adelantar los posibles problemas al desarrollo de la modernización de nuestra sociedad por la vía de la participación, la transparencia y de la publicación de datos y para ponerles remedio.
1) Tengamos claro que es muy real la posibilidad de que se carguen el sector y se nos pase la oportunidad de modernizar la sociedad.

2) Hay que tener muy claro que existirá un impulso envenenador (involuntario, pero no menos real) de los partidos políticos, que podrían anular los beneficios de la transparencia, la participación y la publicación de datos.

3) Por tanto impulso público sí, pero politización, la mínima,

ya que la falta de contraste con la realidad, permitirá el dispendio de fondos públicos, la dispersión de iniciativas, y  las acciones sin impacto real sobre la sociedad pero que se justificaránen base a prioridades políticas.

4) Conexión con la sociedad civil y con la iniciativa privada fundamental para alcanzar impacto.

5) Al mismo tiempo la adopción de métricas comunes de impacto real de resultados facilitarían alcanzar la sostenibilidad.